El poder de los números malditos en la historia

Desde el origen de los tiempos existen una serie de números considerados malditos por todas las culturas. Muchas de estas creencias han llegado hasta nosotros formando parte del imaginario popular y la sabiduría oculta. Te invitamos a descubrir el origen de los números malditos.

numeros-malditosLa historia de la humanidad no puede entenderse sin la presencia de los números. Para empezar, primero fueron los números y después las letras. Además, cada una de éstas cuenta con una numerología concreta por lo que es lógico deducir que todo está regido por los números y comprender por qué algunos han sido considerados a lo largo de la historia como secretos o malditos, sobre todo los relacionados con maldiciones o los considerados premonitorios.

El origen del 666, el número de la bestia

El 666 es posiblemente la cifra más mencionada por los ocultistas en relación a Satanás. A pesar de su popularidad, pocos conocen el verdadero origen de este número citado en el Apocalipsis de San Juan.

Su génesis se remonta a las prácticas religiosas del profeta Daniel en la legendaria ciudad de Babilonia. Era tan grande el número de dioses relacionados con los planetas del sistema solar que los babilonios adoraban, que crearon una matriz mágica como amuleto asignando a cada uno de ellos un número. El resultado de sumar las columnas y filas de esta matriz-cuadro-talismán siempre daba 666.

Con la emigración de muchos babilonios a Roma debida a las conquistas de los medas y los persas, el talismán llegó a la Ciudad Eterna y Roma se convirtió en un caldo de cultivo de los ritos paganos y cristianos por lo que fue conocida como la “Nueva Babilonia” por lo que muchas de las referencias a la “Ciudad de los Jardines” citadas en el Apocalipsis son realmente un código para referirse a Roma.

El maléfico 13, la perfección del 10 y los infinitos 8 y 0

Ya Eliphas Lévi en su obra Los misterios de la Cábala cita al 13 como el número de la muerte y el nacimiento, el cambio y la reanudación. Tampoco los templarios se libraron de su influencia negativa, ya que fue el 13 de septiembre de 1307 cuando levaron anclas desde Francia para iniciar la travesía hacia un lugar desconocido y justo un mes después, el 13 de Octubre, Felipe V ordenaba la detención de todos los caballeros de la Orden del Temple.

Además de una carta del tarot, La Rueda de la Fortuna es un símbolo común en algunos templos cristianos y se representa por el número 10, cifra que indica que la persona ha vivido muchas vidas y reconoce la fugacidad de lo terrestre. El 10 expresa la ambivalencia de la vida y la muerte, ligada al dualismo. Ya en el antiguo Oriente, a través de la escuela Pitagórica, el 10 ha sido considerado el número de la perfección.

Por su parte, los números 8 y 0 repiten su trazado sin alcanzar nunca el final. Simbolizan el poder divino y al mismo tiempo el material. Eluden a la fuerza, la voluntad y el esfuerzo necesarios para modificar una situación concreta.