Magia, misterio e ilusión en Halloween

Culto, tradición y rito se unen cada 31 de octubre, cuando la noche adquiere un especial significado cargándose de magia, misterio e ilusión. La festividad de Halloween se popularizó con la llegada de los irlandeses a EE.UU., sobre el año 1840.

halloweenActualmente es una fiesta totalmente arraigada donde los pequeños recorren el vecindario disfrazados y pidiendo dulces a los vecinos bajo el famoso lema de “¿truco o trato?”.

Esta fase proviene de cuando los sacerdotes celtas acudían a las casas a solicitar ofrendas para los rituales de Samhain. Cuenta la leyenda que los que no participaban en estas ofrendas quedaban malditos y eran víctimas de los sustos de los difuntos en la última noche de octubre.

Existe también la creencia de que pedir dulces proviene de una tradición cristiana en la que iban solicitando casa por casa las denominadas “tortas del alma” que era realmente un pan especial. Aquellos que recibían el manjar rezaban por los familiares muertos y las almas de estos llegaban mucho antes al cielo.

En España, son típicos los buñuelos de viento y los huesos de santo de los que antiguamente se creía que por cada uno que se tomaba se liberaba un alma del purgatorio.

La costumbre de disfrazarse proviene de los antiguos europeos, quienes lucían máscaras para atraer la lluvia en época de sequía o con el objetivo de prevenir desastres y de espantar el mal.

La calabaza, principal protagonista de Halloween

halloween calabazaCuenta un vieja leyenda irlandesa que el malvado Jack-o-Lantern se pasó la vida haciendo fechorías a todo el mundo, incluso consiguió engañar varias veces al mismísimo Diablo.

Cuando Jack murió, se cerraron para él las puertas del cielo y el demonio, harto de sus tropelías, tampoco le admitió en las calderas del infierno por lo que Jack permaneció vagando por el reino de los vivos como un fantasma.

Para alumbrarse por las noches en su deambular, se fabricó una lámpara vaciando un repollo y colocando un ascua de carbón encendido en su interior. Desde entonces su fantasmal figura se conoce como Jack of the Lantern.

Con el paso del tiempo, los campesinos advirtieron que la linterna de Jack ahuyentaba a otros espíritus malignos peores que él mismo por lo que no tardaron en comenzar a fabricar ellos mismos luces con vegetales colocando una vela encendida en su interior.

La leyenda viajó a América con los primeros colonos derivando en la actual tradición de vaciar una calabaza y colocar una vela encendida en su interior la noche de cada 31 de octubre.